Presentación

Valencia (26 al 29 de Abril del 2017)
Circular nº 2

Información preliminar
La Sociedad de Estudios de la Cerámica Antigua en Hispania (SECAH) – Ex Officina Hispana (www.exofficinahispana.org) ha organizado tres congresos previos a esta IV convocatoria:

  • I (marzo de 2011): Ex Officina Hispana. Hornos, talleres y focos de producción alfarera en Hispania. Universidad de Cádiz, organizado por Darío Bernal Casasola y equipo.
  • II (abril de 2013): Classica Instrumenta. Las producciones cerámicas de imitación en Hispania. Universidad de Minho y Museo Don Diego de Sousa (Braga), organizado por el Prfo. Rui Morais y equipo.
  • III (diciembre 2014): Amphorae ex Hispania. Paisajes de Producción y Consumo. SECAH, Institut Català d’Arqueologia Clàssica, Ministerio de Economía y Competitividad y Universitat Rovira i Virgili, organizado por Ramón Járrega, Piero Berni y equipo.

En esta ocasión el Congreso se organiza en la ciudad de Valencia bajo el título Opera Fictiles. Estudios transversales sobre cerámicas antiguas de la península ibérica.


PRESENTACIÓN

Tras los tres congresos de la SECAH celebrados hasta el momento en Cádiz, Braga y Tarragona, se está organizando el IV Congreso en Valencia con la colaboración de la Universidad de Valencia, del Museu de Prehistòria de València de la Diputación Provincial, del Servicio de Investigación Arqueológica Municipal de Llíria y del Museo Nacional de Cerámica. La propuesta de la presente convocatoria plantea asumir una perspectiva antropológica y multifocal que permita lecturas interdisciplinares desde la arqueometría, los análisis tecnológicos, tipológicos, contextuales, funcionales, iconográficos, decorativos y cronológicos. La idea central es abrir vías para explorar los significados sociales e históricos de la cerámica presentando reflexiones que enriquezcan las posibilidades de interpretación y de conocimiento que ofrecen esos objetos cotidianos que, como sabemos, están cargados de significados que exceden su propia materialidad. Naturalmente, numerosas aportaciones de las convocatorias de los Congresos de la SECAH han evidenciado ya ese gran potencial desde los temas centrales propuestos en cada ocasión: sobre alfarerías y talleres en el congreso de Cádiz, sobre producciones de imitación en Braga y sobre ánforas en Tarragona. La investigación necesita cada vez más visiones transversales que se interroguen sobre los materiales, su naturaleza y características, así como sus contextos, asociaciones y significados.

La cronología y la seriación de las cerámicas han representado siempre una posición privilegiada en el desarrollo de la investigación y nos permiten conocer la existencia de núcleos de producción de numerosas variedades cerámicas y de su distribución, con aproximaciones ya centenarias de H. Dragendoff, J. Déchelette, R. Knorr o S. Loeschcke, aportando además una valiosa información de carácter económico y social que no ha sido despreciada por los grandes historiadores del mundo romano como M. Rostovtzeff, S. I. Kovaliov o las recientes aproximaciones compiladas por W. Scheidel e I. Morris.

También han sido fundamentales los estudios sobre las asociaciones estratigráficas y sus implicaciones cronológicas, de las que todos recordamos los clásicos trabajos de N. Lamboglia, la difusión de determinados gustos estéticos asociados a factores sociales o creencias y la copia de morfologías de contenedores íntimamente ligados a fenómenos de producción y distribución del vino o el aceite. Hoy, la arqueometría plantea nuevas posibilidades en cuanto al reconocimiento de focos de producción a través del análisis petrográfico, de las capacidades funcionales mediante el estudio de la morfología y propiedades físicas del cuerpo cerámico -resistencia al estrés térmico, porosidad, resistencia mecánica, etc.-, la técnica de la cromatografía de gases sobre materiales porosos permite identificar aminoácidos y residuos orgánicos que nos acercan al conocimiento de usos específicos de los vasos cerámicos en relación con aceite, vino, grasas y productos fermentados. De los análisis de desgaste o de las alteraciones de uso extraemos información sobre funcionalidad y prácticas de utilización, pero también los propios contextos arqueológicos de lugares que han sufrido una destrucción o abandono súbito pueden informarnos de detalles sobre formas de uso e incluso distribución comercial, como podríamos distinguir en las cerámicas apiladas en una popina o thermopolium, una cocina doméstica, una taberna o un triclinium, como ya ilustró D. Atkinson en su estudio sobre la “Samian Ware” de Pompeya. Los talleres cerámicos como centros de producción y su significación económica y social formando parte de un sistema complejo, con diversos grados de especialización y dedicación a mercados diferenciales, ya fueron analizados por D. S. Peacock. La tipología y evolución de los hornos pueden evidenciar la perduración de tradiciones locales previas, incluso sumidas en contextos productivos escasamente afectados por las dinámicas de la romanización. Cabe tener en cuenta además la especificidad de ciertas “tecnologías de urgencia” caracterizadas por el desarrollo de hornos cerámicos portátiles –desmontables en elementos transportables-, que se desarrollaron junto a destacamentos militares en zonas del limes y cuyas evidencias arqueológicas pueden confundir al interpretarse como pertenecientes a talleres de baja tecnología.

La propia técnica cerámica y los equipamientos utilizados, más allá de la realidad social del taller, permiten entrever otros aspectos como la difusión de conocimientos, la aparición de nuevas necesidades y gustos que precisan soluciones técnicas diferentes a las habituales por cuestiones de practicidad, por moda, o por nuevas funciones exigidas al material, como indican por ejemplo hechos como la introducción en un determinado momento de la terra sigillata marmorata o los vasos recubiertos de vidriado de plomo, siendo también fundamental conocer factores complementarios como su alcance cronológico y distribución territorial. En relación con este aspecto, el estudio de la cadena operativa de la producción también puede ofrecer información interesante. Permiten apreciar si la calidad y los aspectos morfológicos relacionados con las sucesivas tareas necesarias para fabricar un producto se mantienen o varían en un periodo cronológico determinado, si esta variación se dirige hacia un mayor virtuosismo o hacia un procesado más grosero o rápido. Igualmente, la potencial identificación de tradiciones alfareras diferentes en los procesos productivos –desde el acopio de materia prima hasta acabados finales o técnicas de cocción- abre interesantes perspectivas para abordar aspectos sociales en relación a la organización de la producción y su significado histórico. Teniendo en cuenta el factor de distribución de esos bienes en contextos de uso, el análisis SIG de su dispersión, junto a la variación en la evolución del producto, nos puede permitir relacionar este aspecto con circunstancias tales como mayor demanda de mercado -traducida en presión productiva-, cambios en la mano de obra o, por el contrario, la aparición de un hipotético interés de un grupo social, étnico o élite, por un producto determinado en un momento dado, incluso vinculable a cambios en la dieta basados en diferentes motivos, económicos o sociales. Naturalmente, los estudios etnoarqueológicos o las aproximaciones de etnografía comparada, ante las cuales debemos enfrentarnos con todas las cautelas posibles como indican K. Green o J. Theodore Peña, pueden ofrecer indicaciones interesantes para el investigador precavido y documentado. La arqueología experimental también ofrece herramientas no descartables para la reconstrucción arqueológica y el desciframiento de aspectos relevantes que en general se encuentran ocultos en el registro arqueológico. Por ello, consideramos interesante abrir un espacio para aquellos especialistas que se han dedicado y se dedican a investigar de forma práctica sobre estos temas, bien ofreciéndoles la posibilidad de realizar presentaciones orales y la exposición de sus obras, bien mediante posters o con su presencia en una mesa redonda para generar un debate sobre la validez del método.

El estudio de la iconografía es otro apartado que no queremos olvidar. La representación de artesanos desarrollando sus tareas en cipos funerarios con sus herramientas; las imágenes de contextos de uso en todo tipo de representaciones; la comparación de estilos entre decoraciones musivas, parietales, escultóricas o cerámicas, ofrecen también un fértil campo de conocimiento que no puede dejar de explorarse y, junto a ello, el necesario recurso al epígrafe, marca o graffiti.

En fin, la idea que persigue la convocatoria es que la utilización de información obtenida desde múltiples puntos de vista, desde análisis arqueométricos referidos tanto a cuestiones técnicas como a estudios de caracterización funcional y de determinación de procedencia, junto a otros como la información cronológica, contextual, iconográfica, cultural y económica referida a pautas de consumo y distribución de las cerámicas hispánicas en general, permita abrir nuevas visiones y conocimientos en la materia.

El congreso invitará a relevantes investigadores para abrir las sesiones de trabajo en las que se presentarán comunicaciones y se prevé también la organización de la clásica sesión de póster, a presentar en las medidas habituales en congresos anteriores. Para ello será necesario que la sede principal tenga instalaciones dotadas de suficiente espacio , por lo que, en principio, se descarta el Museo Nacional de Cerámica como lugar de celebración, contando con posibilidades en el Museo de Prehistoria o en la propia Facultad de Geografía e Historia de la Universidad de Valencia. También pretendemos que la ocasión permita conocer la realidad arqueológica de Valencia y de poblaciones del entorno, en especial en los aspectos relacionados con los temas tratados en las sesiones de trabajo. Para ello se prevé la visita a sitios arqueológicos como el Museo de la Almoina y Cárcel de San Vicente, interesante por sus hallazgos de cerámicas de cronología fundacional y por conjuntos votivos en casas, calles y templos, como el de Esculapio, todo ello situado en las proximidades del antiguo foro romano. El Museo de Prehistoria permitirá a los participantes el conocimiento de las colecciones procedentes de yacimientos ibéricos y romanos de la provincia, y también se considera fundamental la visita al Museo Arqueológico y las Termas romanas de la cercana población de Llíria.

El comité organizador sigue preparando la propuesta y en breve presentará un calendario organizativo con información más concreta sobre el futuro congreso.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s